Este fin de semana (1-2 de julio), la Unidad Pastoral (UP) Sestao ha organizado, por vez primera, una convivencia de familias en la que han participado niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

“Ha sido una grata experiencia, en la que entre todos y todas hemos conseguido crear un bonito clima de familiaridad -explicaban los organizadores al finalizar el encuentro- aunque han sido pocos días, hemos tenido oportunidad de hacer muchas cosas: juegos de conocimiento; dinámica de escudos de familia, juego de pistas, visita al pueblo de Poza de la Sal, taller de barro para crear el regalo del amigo invisible… y todo ello acompañado por el espacio propicio para la oración comunitaria y la celebración de la Eucaristía, a la que pudimos llevar todo lo vivido”.
Han regresado con ganas de repetir “hemos vuelto agradecidos a Dios por esta oportunidad de encuentro, de relación, de ir tejiendo lazos de familiaridad en esta comunidad cristiana de Sestao”.