ORANDO EN EL DOMINGO VI DEL T.O.

MANOS UNIDAS. CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE

URTEAN ZEHARREKO VI DOMEKA     14 febrero2021

Esta oración es una propuesta para preparar personalmente o en familia el evangelio que se proclamará en la celebración del domingo. Es para hacer durante la semana o el domingo antes de unirnos a celebración de la Eucaristía. Para hacer la oración te invitamos a preparar el espacio: busca un lugar adecuado para estar en silencio, prepáralo para este encuentro con Dios: imprime la oración, coloca algunos signos (vela, Biblia, planta o flor).

Nos disponemos a orar – Hasiko gara

Me dispongo a rezar hoy, en la Jornada de Manos Unidas en su campaña contra el hambre, en la que se nos invita a no limitar nuestra solidaridad dentro de nuestras fronteras.

Disponemos nuestro corazón en el silencio para que sea capaz de escuchar los gritos de hambre de tantos millones de personas y poder captar que en ellos resuena la voz del Señor.

Escuchamos esta música de  Melancholy Alexey Kosenko

Melancholy Alexey Kosenko

Mientras escuchamos esta música traemos al corazón imágenes de hambre, de poblaciones marginadas, de gentes “leprosas” que nuestra sociedad, y quizás también yo, prefiero no ver o al menos “tener lejos”. ¿Te sugiere algo el dibujo?

Ante el Señor

Señor Jesús, que tu Espíritu nos ayude a leer la Biblia en el mismo modo con que Tú la has leído a los discípulos en el camino de Emaús. Con la luz de la Palabra, escrita en la Biblia, Tú les ayudaste a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos dolorosos de tu condena y muerte. Así, la cruz, que parecía ser el final de toda esperanza, apareció para ellos como fuente de vida y resurrección.

Crea en nosotros el silencio para escuchar tu voz en la Creación y en la Escritura, en los acontecimientos y en las personas, sobre todo en los pobres y en los que sufren. Que tu palabra nos oriente a fin de que también nosotros, podamos experimentar la fuerza de tu resurrección y testimoniar a los otros que Tú estás vivo en medio de nosotros como fuente de fraternidad, de justicia y de paz. Amén

Acogemos la Palabra – Jesukristoren Hitza

A modo de monición...
La exclusión y la marginación de ciertas categorías de personas continúan hasta hoy, tanto en la sociedad como en la Iglesia. Por ejemplo: los enfermos de sida, los emigrantes, los homosexuales, los divorciados, etc. ¿Cuáles son hoy, en tu pueblo o ciudad las categorías de personas excluidas y evitadas en la sociedad y en la Iglesia? Con esta pregunta en la mente nos disponemos a leer y meditar el evangelio de este domingo.

Lectura del evangelio según san Marcos 1, 40-45

Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme».  Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio». La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio.

Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio». 

Pero cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

Contemplamos, oramos…                       OTOITZA

Para hacernos con la palabra

  1. Jesús prosigue mostrando los efectos de la irrupción del Reino y el rostro de Dios que se manifiesta. (Al final de la oración encontrarás un texto tomado de las hojas de liturgia de los carmelitas que hace una muy buena síntesis de lo realizado hasta este momento, aunque no es una síntesis “cerrada” pues aún irán apareciendo más gestos y palabras hasta que descolocados y molestos los fariseos y los herodianos se unen y deliberan “cómo acabar con él·(Mc 3,6), con lo que se cierra lo que podíamos llamar el primer capítulo del evangelio de Marcos).
  2. Dos transgresores de la ley se encuentran: el leproso al acercarse –tenía que haberse alejado- y Jesús que COMPADECIDO “extendió la mano y lo tocó” –queda contaminado, impuro, tendrá que quedarse fuera de los pueblos-. La confianza y humildad del uno y la compasión del otro logran que el leproso sea REINTEGRADO a la sociedad –una de las manifestaciones del Reino.

Tiempo 1.- Contemplamos…

  • Al leproso…. considerado impuro y condenado a la soledad, en su confianza que le lleva a arriesgarse; en su humildad: se arrodilla ante Jesús; en su petición: “si quieres”.
  • Y en su alegría final… que le lleva a celebrar divulgando la experiencia vivida. Se hace testigo.
  • A Jesús… Quizás sorprendido al verse así “asaltado y tratado” … pero le puede la compasión que le lleva a quebrantar la ley –es curioso que luego dice al leproso que cumpla la ley… es que a Jesús le duele la ley que hace difícil la vida de los hombres-. Jesús no sólo cura, sino que quiere que la persona curada pueda de nuevo convivir con los otros. Reintegra a la persona en la convivencia.
  • Y asistimos a la nueva situación de Jesús… los trabajos por el Reino le marginan… pero curiosamente “aún así acudían a él de todas partes”. ¡Es la subversión total de un orden caduco y poco humano!

Tiempo 2.- Meditación.

Llamadas

  • Algo que habrá tocado el corazón, el Espíritu ¿Qué me está diciendo? ¿qué está diciendo a mi comunidad cristiana?
  • ¿Qué resistencias encuentro para hacer mío/nuestro es estilo de Jesús abriendo camino al Reino?

Tiempo 3.- Oración

Ahora Señor, siento que tengo que decir gracias y alabarte por mostrarnos en tu actuar compasivo,que te lleva a arriesgarte por dónde andan los caminos del Reino, el rostro compasivo de Dios.

Deja que tu corazón se exprese…

Pide al Señor fortaleza para seguir sus caminos.

Pregunta ¿por dónde quieres que vaya, ¿qué quieres que corrija en mi vida? ¿qué puedo aportar a mi parroquia? ¿me puedo incorporar en alguna tarea socio-política?

Y ahora, especialmente, quiero darte gracias por tu rostro que se trasparenta en el rostro y la acción de tantos y tantas voluntarios y voluntarias, muchos desconocidos para mí, que buscan acercarse, acoger, y trabajar por reintegrar a tantos y tantas que la sociedad considera “leprosos”. Y te pido que les des coraje, fortaleza y saber hacer en su tarea.

Hago presente ante ti: los proyectos, los voluntarios y las personas acompañadas en ellos, te pido les sostengas en su espíritu liberador

  • Caritas, con todos los proyectos de acompañamiento a personas y familias en sitacion de dificultad.
  • Gizakia con personas heridas por la droga.
  • Bidesari en su acompañamiento a personas en la cárcel.
  • Hontza que acoge a tantos y tantas sin techo y drogadictos.
  • Askabide en su trabajo por la integración social del colectivo de personas que ejercen la prostitución en Euskadi, así como de las mujeres que se encuentran en situación de exclusión social.
  • Ongi etorri Errefuxiatuak Bizkaia, plataforma social para la defensa de las personas migrantes y refugiadas
  • Los pisos de acogida y acompañamiento en su inserción laboral para jóvenes emigrantes ex tutelados.
  • (añade los que tú conozcas…..)

Y termina cantando uniéndote a otras personas que también han hecho este rato de oración:

Cristo te necesita para amar de Cesáreo Garabáin

Cristo te necesita para amar, para amar. Cristo te necesita para amar.

NO TE IMPORTE LA RAZA NI EL COLOR DE LA PIEL. AMA A TODOS COMO HERMANOS Y HAZ EL BIEN.

Al que sufre y al triste, dale amor, dale amor, al humilde y al pobre, dale amor.

Al que vive a tu lado, dale amor, dale amor, al que vive a tu lado, dale amor. Al que habla otra lengua, dale amor, dale amor, al que piensa distinto, dale amor.

Al amigo de siempre, dale amor, dale amor, y al que no te saluda, dale amor.


Anexo

Marcos reúne ocho actividades de Jesús para describir cómo fue la misión de Jesús de anunciar la Buena Nueva y cómo debe ser la misión de las comunidades (Mc 16-45). Es la misma misión que Jesús recibió del Padre (Jn 20,21). Marcos recoge estos episodios, que se transmitían en las comunidades oralmente, y los une entre sí como viejos ladrillos de una nueva pared. Estos ocho episodios son ocho criterios que sirven a las comunidades para una buena revisión y para verificar si están desarrollando bien su misión. Veamos:

  1. Mc 1,16-20: Crear comunidad

La primera cosa que Jesús hace es llamar a las personas para que lo sigan. Una tarea fundamental de la misión es congregar las personas en torno a Jesús y crear comunidad.

  • Mc 1,21-22: Suscitar una conciencia crítica

La primera cosa que la gente percibe es la diferencia entre la enseñanza de Jesús y la de los escribas. Forma parte de la misión obrar de modo que la gente asuma una conciencia crítica, incluso ante la religión oficial.

  • Mc 1,23-28: Combatir el poder del mal

El primer milagro de Jesús es la expulsión de un espíritu impuro. Forma parte de la misión combatir el poder del mal que destruye la vida y aliena a las personas de si misma.

  • Mc 1,29-31: Restaurar la vida mediante el servicio

Jesús cura la suegra de Pedro, y ésta se levanta y empieza a servir. Forma parte de la misión preocuparse de los enfermos de modo que puedan alzarse y de nuevo ofrecer a los otros sus servicios.

  • Mc 1,32-34: Acoger a los marginados

Después que pasó el sábado, la gente llevaba delante de Jesús a todos los enfermos y endemoniados para ser curados por Jesús, y él los cura a todos, imponiendo sus manos. Forma parte de la misión acoger a las personas marginadas.

  • Mc 1,35: Permanecer unidos al Padre mediante la oración

Después de un día de trabajo que se prolonga hasta el atardecer, Jesús se levanta pronto para poder orar en un lugar desierto. Forma parte de la misión permanecer unidos a la fuente de la Buena Nueva, que es el Padre, mediante la oración.

  • Mc 1, 36-39: Mantener la conciencia de la misión

Los discípulos estaban contentos de los resultados y querían que Jesús volviese. Pero él continuó por su camino. Forma parte de la misión no contentarse con el resultado obtenido, sino mantener viva la conciencia de la misión.

  • Mc 1,40-45: Reinsertar a los marginados en la convivencia

Jesús cura a un leproso y pide que se presente al sacerdote para poder ser declarado curado y poder volver a vivir entre la gente. Forma parte de la misión reinsertar a los excluidos en la convivencia humana.

Estos ocho puntos tan bien escogidos por Marcos indican la finalidad de la misión de Jesús: “He venido para que todos tengan vida, y la tengan en abundancia” (Jn 19,19. ). Estos mismos ocho puntos pueden servir para evaluar nuestra comunidad.

Así se ve cómo Marcos ha construido su evangelio. Una bella construcción que ha tenido en cuenta dos cosas al mismo tiempo:

  1. Informar a las personas respecto a lo que Jesús ha hecho y ha enseñado;
  2. Formar las comunidades y a las personas en la misión de anunciadores de la Buena Nueva de Dios.

Fuente: Unidad Pastoral Portugalete

Los comentarios están cerrados.