Orando en casa

PENTECOSTÉS

MENDEKOSTE EGUNA

Y CON ÉL LLEGARON LA LUZ Y FUERZA

Esta oración es una propuesta para preparar personalmente o en familia el evangelio que se proclamará el domingo. Es para hacer antes de unirnos a través de diversos medios (TVE, radio, on line) a la celebración de la Eucaristía dominical.

Para hacer la oración te invitamos a preparar el espacio: busca un lugar adecuado para estar en silencio, y prepáralo para este encuentro con Dios: imprimiendo la oración en papel o con el medio electrónico de que dispongas, colocando algunos signos: vela, Biblia, planta o flor.

Me pongo en disposición de orar   HASIKO GARA

Vamos a tratar de vivir un tiempo de silencio sonoro, a la escucha del Espíritu. Hacemos silencio y buscamos un espacio y tiempo tranquilos.

Y ahora, así dispuestos, vamos en primero lugar, a sentirnos reunidos con tantos y tantas hermanos nuestros de nuestras parroquias, grupos o diócesis. Somos Iglesia. Y dedicamos un rato a ponerles rostro y recordamos el himno litúrgico:

No vengo a la soledad / cuando vengo a la oración,
pues sé que, estando contigo, / con mis hermanos estoy;
y sé que, estando con ellos, / tú estás en medio, Señor
.

También “los discípulos estaban en una casa, con las puertas cerradas y con miedo”. ¿Encerrados en nuestros templos? ¿Cuáles son “los miedos” que nos tienen un tanto paralizados y preocupados y quizás desanimados?

Una vez así situados y “enlazados” escuchamos, y “hacemos nuestra” (oramos con ella)  la secuencia del domingo de Pentecostés


       Acogemos la Palabra            JESUKRISTOREN HITZA

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-23):

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

«Paz a vosotros».

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».

Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Nos sumergimos en la Palabra….. Gure Otoitza

Vamos a ir haciendo nuestra esta palabra. Esta canción no invita a acoger el aliento de Dios en nosotras y nosotros, el Espíritu de nuestro Dios…

Ante esta palabra es cuestión de abrirse, de acoger, de gustar, de aceptar el ser enviado/a… Por lo mismo de decir: aquí estoy, cuenta conmigo pues ya sé que “los sueños se construyen juntos”.

“Debemos ser conscientes, desde el primer momento, de que estos sueños no son nuestros, sino de Dios para nosotros, para la Iglesia que peregrina en España y que desea llevar a cabo un renovado Pentecostés. Se trata de sueños que tienen una doble dimensión: ad intra de la Iglesia y ad extra, hacia la realidad de nuestro mundo actual.”

  1. Releemos, recordamos lo que vimos al principio de la oración de miedos, de frenos, de parálisis, de desconfianzas,…
  2. Vamos a ahora a centrarnos en acoger y dar gracias:
  3. La presencia del Señor, cuando están reunidos, que nos regala con su paz, esa paz y esa presencia/compañía que provoca nuestra alegría. Él no nos ha dejado tirados.
  4. Y con alegría acogemos su envío… ¡cuenta con nosotros como contó con aquellos primeros también asustados! “Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y es un envío que supone “encarnación”, y desde abajo provocar experiencias de fraternidad y de liberación. ¡Un bello sueño a realizar! ¡una utopía para caminar!
  5. La tarea será compleja –aparecerá la cruz- pero no imposible. Él ya abrió camino. Y contamos con la fuerza con la que Él contó (recordar el bautismo en el Jordán): “Recibid el Espíritu Santo”.
  6. ¿Qué hacer? ¿Qué nos sugiere el espíritu para construir fraternidad, el sueño de Dios, el sueño a hacer realidad juntos, tanto entre nosotros –en nuestra Iglesia en Portugalete- como para que la misma fraternidad vaya creciendo en nuestra sociedad? ¿Pensamos un pequeño gesto que pedimos al Señor que su Espíritu se manifieste en él?

Terminamos orando

Vamos a, recordando dones y frutos que el Espíritu regala, pedirlos para nosotros y para nuestros hermanos (en media cuartilla puedes hacer 8 cuadrados y en cada uno colocas un fruto/don y también algunos nombres de personas, grupos, comunidades…)

  • Nos regalas la SABIDURÍA que nos permitirá conocer tus caminos y descubrir las señales de tu presencia y de la presencia del Reino de Dios en nuestra historia.  Eskerrik asko, Jauna
  • Nos das la FORTALEZA. Gracias a ella somos capaces de ser testigos valientes del Evangelio, que no se acobardan por las burlas ni se pliegan a las formas dominantes y sabemos vivir en la diferencia. Que sepamos vivir con ella.
  • Cómo te agradecemos la PIEDAD que en este mundo duro, violento, competitivo nos enseña a relacionarnos contigo y los hermanos con ternura. Que crezca en nosotros.
  • Acogemos con gozo la PAZ, esa planta delicada a la que tanto cuesta crecer y vivir en nuestro mundo, en nuestra misma tierra. Hoy vemos muchos y muchas que caminan tras ella y la van haciendo realidad. Que sepamos apuntarnos a esta marcha.
  • Somos débiles, nos cansamos, pero tú siembras en nosotros la PACIENCIA, que es la esperanza en traje de faena que nos permite ser fieles y constantes. Qué nunca dejemos de caminar.
  • Señor nos dijiste que Tú querías que nuestra ALEGRÍA fuese plena. El Espíritu que nos baña hace brotar en lo más profundo de nuestras vidas una fuente de alegría que nos arrebata, que se convierte danza. Que sepamos cantar y danzar.
  • Tu Espíritu es VIENTO que nos hace olfatear horizontes de novedad y nos lleva a superar la superficialidad y el materialismo. Nos hace hombres y mujeres espirituales y vivos. Hombres y mujeres que cuidan la casa común. Que sepamos desplegar las velas de la vida.
  • Envíanos, Señor, el Espíritu de CIENCIA, que nos haga reconocer en todos los seres humanos a personas plenas de dignidad, imágenes vivas de Dios y colaborar para que vivan dignamente. Que gracias al Espíritu sepamos ver.

Dos cantos que puedes escuchar mientras das gracias al Señor por lo que de bueno te ha provocado este tiempo de oración.

Hay luz de mañana nueva
Todo vuelve a ser posible!

¡No te olvides este día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar!


VII Domingo de Pascua Pazko Aldiko 7. Domekea

ASCENSIÓN

Jornada de las Comunicaciones Sociales

Esta oración es una propuesta para preparar personalmente o en familia el evangelio que se proclamará el domingo. Es para hacer antes de unirnos a través de diversos medios (TVE, radio, on line) a la celebración de la Eucaristía dominical.

Para hacer la oración te invitamos a preparar el espacio: busca un lugar adecuado para estar en silencio, y prepáralo para este encuentro con Dios: imprimiendo la oración en papel o con el medio electrónico de que dispongas, colocando algunos signos: vela, Biblia, planta o flor.

Me pongo en disposición de orar   HASIKO GARA

“Ven y verás” (Jn 1,47) le dice Felipe a Natanael. Es lo que se nos dice para comenzar la oración.

Hay que estar dispuesto a prestar atención, y estar dispuesto a moverse, a cambiar maneras de vivir y sobre todo limpiar los ojos de intereses para ver. Por ello nos centramos en la oración y pedimos al Espíritu, por nosotros y nuestros hermanos que harán esta oración, y lo hacemos con unas palabras de Pablo: “Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama” Efesios (1,17)

No yo no dejo la tierra, Antonio Alcalde Fernández.mp3

Me dirijo a Tí Padre desde nuestra situación de desconcierto. Un poco como ovejas sin pastor. Pero sé que no estoy solo, oro Señor con mis hermanos y por ello hago mía esta oración de la liturgia de las horas.

       Acogemos la Palabra            JESUKRISTOREN HITZA

Conclusión del santo evangelio según san Marcos (16,15-20):

Se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»

Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

Nos sumergimos en la Palabra….. Gure Otoitza

Vamos a ir haciendo nuestra esta palabra. Esta canción no invita a acoger el aliento de Dios en nosotras, el espíritu de nuestro Dios…

Vaughan Williams ~ The Lark Ascending (La ascensión de la alondra).
  1. TIEMPO 1.- ¿Qué dice el texto?

Al releer el texto tratamos de descubrir los diversos momentos o escenarios del texto. Fijarte en los verbos te puede ayudar a verlo:

  • Son las palabras de Jesús: Id y proclamad / el que crea y se bautice / les acompañarán estos signos / impondrán manos y sanaran
  • Y ahora la acción de Jesús: sube al cielo y sentado a la derecha de Dios. (Glorificación) (el servidor es el Señor)
  • Y los discípulos: se fueron a pregonar
  • El Señor cooperaba confirmando la palabra con señales.
Yo estaré con vosotros – Carmelo Erdozáin

  1. TIEMPO 2. ¿Qué me o nos dice la Palabra en el momento que estoy (estamos) viviendo?

Y en la situación que estamos viviendo, eclesial y social, qué es lo que la palabra nos está diciendo, nos está proponiendo.

  • Es una llamada urgente a que seamos más testigos, “misioneros”; a salir de nuestros zonas de confort.
  • A buscar qué signos, acciones, gestos son los que hoy mejor pueden ser “entendidos” por nuestros conciudadanos; y ponerlos por obra
  • A confiar en que El Señor no nos deja solos en esta tarea… somos sus colaboradores.
  • TIEMPO 3. ¿Qué le digo o decimos a Dios en esta circunstancia a raíz de lo que me dice?

Le digo al Señor

  • gracias por la confianza en nosotros
  • danos fortaleza para seguir la misión,
  • y sabiduría para saber qué pasos dar, qué signos realizar en mi entorno, en mi comunidad cristiana,
  • ojos nuevos para ver señales de tu “acompañamiento”.

  1. TIEMPO 4. Y ahora ¿qué hacer? ¿qué están haciendo? ¿me apunto?

Hoy se hacen “señales nuevas”, en ellas se está haciendo verdad el acontecimiento de la Ascensión, el Señor está “elevando” la realidad hacia su más auténtica realización:

  1. en sociedades individualistas… se  entretejen comunidades fraternas, acogedoras; cuyo “núcleo” es un banquete con el Hijo. “Cuando somos capaces de superar el individualismo, realmente se puede desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelve posible un cambio importante en la sociedad” (Ls 208)
  2. en sociedades competitivas… hay personas son solidarias, comparten sus bienes, su tiempo, su saber, EG 189. La solidaridad es una reacción espontánea de quien reconoce la función social de la propiedad y el destino universal de los bienes como realidades anteriores a la propiedad privada.
  3. en sociedades satisfechas… mantienen un talante crítico… trabajando por otro mundo posible donde todos tengan sitio; Ls 202: “ “muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar….. hace falta conciencia de un futuro compartido por todos……” (49) “quisiera advertir que no suele haber conciencia clara de los problemas que afectan particularmente a los excluidos”.
  4. en una Iglesia en situación crítica, buscan caminos en fidelidad al Espíritu y al Evangelio, con mayor sinodalidad y cultivando la dimensión social de la fe, en fidelidad al Concilio y a la nueva realidad social y antropológica, y  sin olvidar  /EG 103) que “todavía es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia”.
  5. y muchas de esas señales hoy están…. la Buena Noticia de la Ascensión se está realizando… es cuestión de abrir los ojos, y limpiar, ajustar el dial de nuestro corazón que pueda captar esas ondas… y vivir a su ritmo…. la felicidad comenzaría a andar por nuestras calles.

Fuente: Unidad Pastoral Portugalete

Los comentarios están cerrados.